21
Abr
2017
0

Tipos de termos eléctricos

Verticales, horizontales o reversibles, de temperatura fija o regulable. Descubre qué tipos de termos eléctricos hay y qué aspectos debes tener en cuenta antes de elegir uno.

Los termos eléctricos son depósitos en los que se acumula el agua caliente sanitaria generada mediante las resistencias eléctricas que tiene el propio termo, que son las encargadas de calentar el agua.

En el mercado existen distintos tipos de termos eléctricos.

Según su posición pueden ser:

  • Verticales: son termos configurados para funcionar en posición vertical.
  • Horizontales: son termos configurados para funcionar en posición horizontal.
  • Reversibles: son termos preparados para funcionar tanto en posición horizontal como vertical. Por eso, muchos usuarios con problemas de espacio en su vivienda o local los prefiere. Sin embargo, estos termos no son aconsejables porque su configuración única para ambas posiciones les hace perder hasta un 10% de capacidad y, además, ocasiona una mala estratificación del aguacon aumento del agua fría, así como una medición errónea de la temperatura, haciendo que el termo consuma mucha más electricidad de la necesaria.

Por lo tanto, es recomendable optar por modelos con configuración específica horizontal o vertical, que aportan mayor capacidad de ACS y menos consumo.

Según las posibilidades de regulación, los termos pueden ser:

  • De temperatura fija: calientan el agua siempre a la misma temperatura, sin posibilidad de regularla. Por eso son aparatos más económicos.
  • De temperatura regulable: permiten indicar la temperatura a la que se desea calentar el agua y, por ello, son más caros que los anteriores.

En Ferroli disponemos de distintos tipos de termos eléctricos para satisfacer las diferentes necesidades de los usuarios en función de las características de su vivienda y sus hábitos de consumo:

  • Termos Classical y Cubo: los termos Classical están indicados para demandas de agua caliente pequeñas, medianas y grandes, mientras que los termos Cubo están indicados únicamente para pequeñas demandas de agua caliente.

En ambos tipos de termo la resistencia está separada del ánodo de magnesio, evitando así la formación de bloques de cal alrededor y, por tanto, la pérdida de eficacia y eficiencia del aparato.

Por esta razón son especialmente aconsejables para viviendas situadas en zonas donde el agua tiene alta concentración de cal (aguas duras).

También disponen de termostato regulable exterior, lo que permite ajustar la temperatura del agua, y de rompechorros en la entrada de agua fría, que aumenta el rendimiento al mantener la estratificación del agua.

En el caso de los termos Classical existen modelos específicos para la instalación horizontal, que permiten un mayor aprovechamiento de la energía frente a los modelos reversibles.

  • Powertermo: estos termos están indicados para medianas y grandes demandas de agua caliente.

Están preparados para trabajar como apoyo a la producción de agua caliente sanitaria en instalaciones de energía solar.

  • Termos Classical 200: son ideales para grandes demandas de agua caliente e instalaciones exclusivamente sobre suelo.

Están disponibles tanto con configuración vertical como horizontal, según las necesidades del usuario, y disponen de un ánodo de magnesio de larga duración.

¡Pásate a Ferroli y disfruta como nunca del agua caliente!

También te puede interesar

Termos eléctricos Classical Plus y Cubo: ahorro energético en ACS
Termos “termodinámicos” (con bomba de calor): ventajas y diferencias respecto a los termos eléctricos
6 razones para instalar una caldera de condensación Clase 6 NOx
Nuevos fancoils MERCURY 2 para aerotermia

Deja un Comentario