20
Dic
2017
0

Calderas de leña o policombustibles para uso doméstico

Si quieres ahorrar en calefacción, las calderas de leña y policombustibles son una solución más económica que las calderas a gas o gasóleo.

Las calderas de leña o policombustibles son un sistema de calefacción económico y sostenible para toda la vivienda y se pueden conectar a radiadores.

Además se pueden combinar con Energía Solar Térmica para obtener un sistema de alta eficiencia energética.

Este tipo de calderas se alimentan manualmente, por lo que necesitan ser supervisadas. Hay que ubicarlas siempre en una sala de calderas con una altura mínima de 2,5 metros, que disponga de ventilación y salida de humos y de un espacio suficiente para acceder a ellas tanto para el suministro del combustible como para su mantenimiento y revisión.

Dentro de la categoría de calderas de leña, Ferroli dispone de los modelos TL 19-20, TL 16-30 y TL 16-50 en chapa de acero con potencias de 23,25 kW, 33, 88 kW y 58,14 kW respectivamente.

Estas calderas tienen la clasificación energética A+, disponen de una gran boca de carga de hasta 606 mm así como de una puerta de seguridad de hasta 12 cm de espesor y están predispuestas para la instalación de un vaso de expansión.

Pueden dar servicio a viviendas unifamiliares de hasta 200 metros cuadrados (modelo TL 19-20), hasta 300 metros cuadrados (modelo TL 16-30) o hasta 500 metros cuadrados (modelo TL 16-50).

En cuanto a las calderas policombustibles, Ferroli cuenta con los modelos SFL 3, SFL 4 y SFL 6 de hierro fundido que están preparadas para trabajar con leña o carbón.

No obstante, también pueden trabajar con pellet, pero para ello es necesario adquirir los siguientes elementos:

– Accesorio puerta para pellet

– Quemador de pellet SUN P7

– Contenedor de pellet

Al instalar la puerta para el pellet, se sigue teniendo la posibilidad de trabajar con los demás tipos de combustible (leña y carbón) de forma sencilla.

La potencia de las calderas policombustibles SFL puede llegar hasta los 52,5 kW, según sea el combustible utilizado e incorporan un regulador termostático.

También en función del tipo de combustible utilizado ofrecen una clasificación energética u otra. Así, para leña y pellet, la clase energética es A+, mientras que para carbón es C.

Una de sus características más destacadas es la gran capacidad de su cámara de combustible, lo que supone una gran ventaja a la hora de trabajar con leña.

Las calderas SFL están recomendadas para viviendas unifamiliares con una superficie de hasta 370 m2 y permiten ahorrar hasta 1.900 al año si se utiliza el pellet como combustible principal.

Si deseas más información sobre calderas policombustible y otras soluciones de biomasa Ferroli, ¡pregúntanos!

También te puede interesar

Calderas de biomasa: tipos
Estufas de pellets OMEGA PLUS, lo último de Ferroli
¿Qué es un generador de aire caliente de biomasa?
¿Qué es el carbón vegetal y en qué tipo de calderas se puede utilizar?

Deja un Comentario